Aplicaciones: Automóvil

La principal razón del desarrollo de los motores de combustión interna la ha tenido el sector del Automóvil. Tras los primeros desarrollos con maquinas de vapor y coches eléctricos, los MCI, tanto en su versión Diesel como Otto, acabaron por imponerse en estos vehículos tanto por la conveniencia de su fuente de energía, combustibles líquidos relativamente seguros y fáciles de manejar, como por la ligereza de los propios motores.Por sus características el MS no parece muy indicado para este uso: es lento en su arranque (necesita calentarse) y no responde con la rapidez necesaria a las variables necesidades de potencia que exige la circulación viaria. Estos problemas son irresolubles a menos que aparezca una solución realmente innovadora en su diseño.Pero no todo está dicho. Los motores de combustión interna están sentenciados a morir o ser utilizados marginalmente. Los problemas con el Cambio Climático, así como el previsible fin de la era del petróleo barato, traerán consigo la recuperación de viejas ideas. En unos años los coches eléctricos volverán a dominar las carreteras del Mundo, haciendo olvidar los escandalosos motores de explosión.Los coches eléctricos del futuro cercano serán alimentados por baterías ligeras (o supercondensadores). Para recargar estas baterías, bien se utilizará la red eléctrica con energía de fuentes renovables o en combinación con pilas de combustible, que utilizarían Hidrogeno u otro combustible como el Metanol. Es en esta combinación de vehículo híbrido donde el MS tiene una oportunidad para establecerse.Los híbridos actuales como el Prius o el Civic, poseen un motor de CI que mueve el coche y recarga las baterías. Sin embargo ya se están desarrollando soluciones donde la propulsión es totalmente eléctrica, utilizando un motor asociado a un generador para cargar la batería. Es en esta configuración donde el MS es claramente superior a un motor de CI. El MS es lento pero eficiente, silencioso y más sencillo que un motor de CI. Al no tener que responder a las aceleraciones requeridas por el vehículo, el MS puede funcionar de modo continuo en sus condiciones de máxima eficiencia, actuando la batería como regulador de la potencia del vehículo. De esta manera se podría disminuir el consumo de combustible requerido para realizar un determinado trayecto.Además por su condición de ser de combustión externa, podría utilizar Hidrógeno como combustible, convirtiendose en una solución de transición hasta que la tecnología de las Pilas de Combustible alcance la viabilidad comercial de masas entorno a 2020. De este modo podría fomentar la aparición de Hidrogeneras dando paso a la edad del Hidrogeno.

Una respuesta a Aplicaciones: Automóvil

  1. Eduardo dice:

    También podría utilizar calor obtenido por reacciones químicas reversibles. La posiblidad de unir un Stirling a un motor eléctrico me parece la mejor opción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: